domingo, 26 de abril de 2009

EL MEJOR DE LOS CUENTOS POSIBLES


Leía en la alta noche tumbado en la cama. Era un cuento, era sin duda el mejor de los cuentos posibles. Y conforme devoraba su sutilísima y subyugante trama (porque literalmente la devoraba) el cuento se deshacía en el aire y en igual proporción y medida su propio cuerpo se consumía. Cuando llegó al final del prodigioso relato (¿cómo iba él a sospechar que ambos estaban constituidos por una misma idéntica sustancia?..), desapareció…


Volver a:
Microcuentos


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjame tu valioso comentario