viernes, 1 de mayo de 2009

Ahora

HORA que ya no me encarcela
el corazón el amor que por ti he sentido,
y que el intenso deseo de tus besos
se ha tornado indiferencia,
sólo me inquieta el no herir
tu alma dulce y tierna,
preservar tu sensible corazón
del sufrimiento.

Ahora, sigilosa
y hábilmente habré de ir deshaciendo
la trama sutil con la que te hice mía,
hasta devolverte a ti misma,
hasta perderte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjame tu valioso comentario