domingo, 12 de abril de 2009

El primer cuento


El primer cuento pudo surgir para atenuar el dolor intenso de una herida, colmar una sentida, honda, profunda carencia, llenar un vacío; surgir, pues, en definitiva, de un fracaso y de labios de un fracasado.

Pero también pudo surgir (es otra conjetura) de la admiración y el asombro ante los triunfos rutilantes e incuestionables del héroe, los cuales a su vez fueron siendo minuciosa y laboriosamente adornados y enriquecidos (y exagerados) hasta convertirlos en Mito.

Debemos tener en cuenta además que sin cuento (sin cuentos) no hay Estado, no hay Nación: ahí están el Poema del Mio Cid y la Chason de Roland para demostrarlo de forma clara y fehaciente.


Ir a:
Reflexiones



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjame tu valioso comentario