domingo, 7 de octubre de 2012

Amantes



Nos encontramos en el sueño.
Uno frente al otro, a la vez, soñándonos.
Entre los dos floreció repentino el amor
Y nos amamos locamente.

De inmediato decidimos  de mutuo acuerdo
–y sin el menor titubeo–
Jamás retornar a la vigilia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjame tu valioso comentario